Obsolescencia programada, ¿mal necesario?

Seguro que muchos de vosotros habréis oído hablar de la obsolescencia programada y a otros os suene a «chino». Por eso lo primero que voy a hacer es poneros su significado para Wikipedia, «la madre de todas las enciclopedias» y después os daré mi opinión al respecto:

Según Wikipedia, la obsolescencia programada es “la programación del fin de la vida útil de un producto, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante durante la fase de diseño de dicho producto, este se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible. Su función es hacer pagar al consumidor dos o más veces por medio de productos degradables o, más paladinamente, «productos basura» o de necesaria y continua actualización que generen relaciones de adicción (en términos comerciales, «fidelización», como en el caso del software) que redundan en beneficios económicos sensibles para empresas sin ética.

Se cree que el origen se remonta a 1932, cuando Bernard London proponía terminar con la Gran Depresión lucrándose a costa de la sociedad a través de la obsolescencia planificada y obligada por ley (aunque nunca se llevase a cabo).

Después de leer la definición anterior, de la que no estoy completamente de acuerdo, seguro que muchos de vosotros ya sabéis porqué la lavadora que comprasteis hace diez años se ha estropeado y su arreglo os sale más caro que comprar una nueva, cuando hace cincuenta años las lavadoras eran prácticamente irrompibles. De la misma manera entenderéis porqué vuestra impresora no os imprime de la noche a la mañana y sin ningún motivo aparente, y en este caso, ya ni os planteáis llevarla a reparar, directamente os vais a la tienda a comprar una nueva y tiráis la vieja. Y así podríamos poner multitud de ejemplos.

Pero según mi punto de vista existen cuatro tipos principales de obsolescencia:

Obsolescencia de funcionamiento

Esta es con la que os he intentado explicar el significado de obsolescencia. Un producto deja de funcionar, se estropea y su reparación es más costosa que comprar uno nuevo.

Obsolescencia de calidad

Un producto empieza a funcionar de manera defectuosa aunque sigue dándonos un servicio más o menos útil, pero te hace plantear su sustitución por uno nuevo.

Obsolescencia de deseo

Esta se produce cuando un producto sigue siendo funcional, pero deja de ser deseado por el consumidor debido a una cuestión de moda. Para ello las campañas de publicidad se encargan de generar una idea peyorativa sobre el producto que tenemos aunque funcione correctamente, asignando otras de estilo elogioso sobre nuevos productos que nos incitan a su sustitución. Este tipo de obsolescencia se utiliza mucho con la ropa, por ejemplo.

Obsolescencia de software

Esta consiste en la continua actualización de los programas o aplicaciones que tenemos instalados en nuestros ordenadores, teléfonos móviles, etc. ¿Cuántas veces habéis actualizado Facebook, whatsapp u otras aplicaciones en vuestros móviles? Seguro que muchas no, muchísimas. Y el resultado de cada actualización es que poco a poco nuestro móvil funciona más y más lento, con muchas mejoras en nuestras aplicaciones, pero más lento, hasta que nos vemos obligado a su sustitución por otro nuevo.

placas electrónicas

Seguro que a muchos de vosotros se os ocurren otros tipos de obsolescencia.

Pero la obsolescencia programada se podría considerar ¿un delito, un fraude o un mal necesario?

¿Delito?

Algunos países han incorporado en su legislación la obsolescencia programada como un delito, pero la dificultad está en probarlo, ya que el utilizar componentes de baja calidad por ejemplo no supone un delito como tal, ya que también disminuyen el precio del producto. Otro caso es lo que sucede por ejemplo con algunas impresoras, que llevan un contador interno y al llegar a un número de copias determinadas, estas dejan de funcionar. Aquí sí que se estaría poniendo una fecha de caducidad concreta a un producto que podría seguir funcionando correctamente para obligar a comprar otro.

¿Fraude?

Ufff, aquí la respuesta es más complicada. Ningún fabricante nos asegura la durabilidad de un producto y si lo hace se asegura que sea así con una garantía adicional de 3 o 5 años, eso sí exigiéndonos el cumplimiento de determinadas condiciones. En los productos de moda no tenemos ninguna obligación de cambiar, ahí todo depende de nuestra psicología. Y en la actualización de software, mientras que el funcionamiento siga siendo efectivo aunque no se actualice, creo que tampoco se podría considerar fraude.

¿Mal necesario?

Después de leer las parrafadas que me tiro cuando escribo post que no son poemas 😆 , llegamos a la pregunta del millón y que espero que cause controversia entre los lectores.

Para mí la obsolescencia programada sí que es un mal necesario. Está claro que en la actualidad se podrían fabricar productos casi eternos, que prácticamente no tuviesen averías, que nos sobrepasasen en duración a nuestra propia vida. ¿Pero sería esto sostenible para la sociedad? ¿Qué harían las empresas fabricantes de bombillas cuando vendiesen bombillas a todo el mundo y estas no se estropeasen nunca? Tendrían que dejar de producir, porque al dejar de vender no obtendrían ingresos y como consecuencia despedirían a sus empleados.

Si esto lo aplicamos en mayor o menor media a otros sectores de la industria, llegaría un momento que no habría nada que fabricar porque nada se rompería y la gente no tendría donde trabajar. Quizás os pueda resultar una reflexión muy simplista, ¿pero es equivocada?

Además el avance tecnológico del ser humano se vería frenado porque las empresas no podrían invertir en investigación para crear nuevos productos que no venderían al consumidor. ¿Te gustaría seguir viendo la televisión en blanco y negro y con uno o dos canales?

Otra cuestión diferente es que trate de legislar sobre el tema en particular y se obligue al fabricante a, que de alguna manera, incluya en la descripción del producto una fecha aproximada sobre la durabilidad del mismo. Así como su obligación en el reciclaje del producto para no generar tanta basura y residuos industriales que deterioran inevitablemente el medioambiente del planeta.

Desguace coches

Y para terminar y dejaros en paz, como dije al principio, parece ser que todo esto de la obsolescencia programada fue idea de un tal Bernard London. Yo no creo que sea así. La obsolescencia programada, al igual que tantas y tantas cosas, por no decir todas, están ya inventadas por la naturaleza.

Nosotros mismos, como seres vivos, somos un ejemplo de obsolescencia programada. Nacemos, crecemos y tenemos una fecha de caducidad y este ciclo que puede ser tan cruel y que el ser humano un día llegará a romper creando la inmortalidad, es lo que ha ido proporcionando a los seres vivos una serie de mejoras o evoluciones que han permitido la subsistencia de unas especies sobre otras.

Pero esto ya lo dejo para otro post, espero vuestras opiniones y comentarios, que creo que el tema da para ello. Y sobre todo compartir si os gusta, que no cuesta trabajo dar a un botón y aquí al escritor le motiva un montón 😉 .

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (11 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Cerebro Artificial

Soy autor y fundador de este blog, actividad que realizo como hobby y que me ayuda a expresar todo lo que llevo en mi interior y que si dijera tal cual las pienso, me ocasionaría más de un problema. Me gustan las nuevas tecnologías y tengo varios proyectos en mente.
Cerebro Artificial

Latest posts by Cerebro Artificial (see all)

7 comentarios

  1. Muy interesante. Yo había oído hablar de ello y la verdad es que creo que es nesario pero dentro de unos límites claro. Antes de leer el post no lo tenía tan claro 😉

    1. Gracias por tu comentario Rusa. Todo debe tener unos límites, si no al final termina por convertirse en una anarquía.

  2. Las bombillas, en los años 20 se fabricaban garantizando una duración nunca inferior a las 2.500 horas. ¿Cuántas bombillas has tenido que cambiar en tu vida? Algo no cuadra. Y lo que no cuadra es el interés de la industria de hacer que los productos que vendemos no duren demasiado. Bernard Johnson acuñó el término en 1932 con su panfleto “Acabar con la Depresión mediante la obsolescencia programada”, pero fue el ingeniero industrial Brooks Stevens el que la definió perfectamente: “Inculcar al consumidor el deseo de poseer algo un poco más nuevo, un poco mejor, un poco ante de lo necesario”.

    [IRONIC MODE: ON]
    Con las personas, creo que están tratando de hacer lo mismo con respecto a nuestra edad de jubilación…. La ajustan de tal manera, que al poco tiempo de jubilarte, «la casques» y pensiones que se ahorran.
    [IRONIC MODE: OFF]

    1. Gracias Pumuki, pero ¿lo consideras un mal necesario? Piensa que, si fabricas algo que no se rompe, ¿qué fabricarían las industrias? ¿Cuántos empleados despedirían? ¿Qué venderían los comercios? ¿Qué tecnología existiría actualmente?
      Por otro lado, relacionas la obsolescencia programada con la vida de las personas. Como menciono al final del post esto lo dejo para otra ocasión, en la que también la aplicaré a los sentimientos, ya que a través de Facebook me han planteado esta cuestión.
      Espero no demorarlo mucho, aunque ya no sé de dónde sacar más tiempo.

  3. Así es la vida, con las personas pasa lo mismo según quien , cuando no eres interesante o aparece alguien mejor, según para que , te tiran al contenedor aunque es
    preferible reciclarte y que te coloquen con aparatos mas interesantes y productivos, , no se si me he explicado

    1. Gracias por el comentario Fercho. Como parece que el post ha causado interés, sobre todo en el tema del que hablé al final del mismo y se refiere a la obsolescencia programada y su relación con los seres vivos y personas. Estoy preparando otros dos más continuación a éste. Uno meramente desde el punto de vista biológico y otro porque hay varias personas que me lo han pedido, desde el punto de vista de los sentimientos.

  4. Desde mi punto de vista, por un lado pareciera que el fin es generar y mantener el empleo, pero, ¿donde encuadra la tendencia de seguir generando productos que se vuelven obsoletos y que son fabricados por brazos robóticos? Al final, la idea era generar y mantener el trabajo y ahora que todo esta armado para chuparle los bolsillos al consumidor, quitamos al trabajador y la codicia aumenta!!….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.