castillo

De pequeñas nos enseñaron
a creer en cuentos de princesas,
caballeros espada en mano
que nos rescataran
de la torre más alta del palacio;
nos hicieron creer
que necesitábamos depender
de quien nos salvara la vida,
y que le debíamos honor y entrega,
y servicio de forma eterna.

Continúa leyendo